Parque Natural Hayedo de Tejera Negra, y pueblos de la Arquitectura Negra

Declarado como tal en 1978, el Parque Natural del Hayedo de Tejera Negra se encuentra en el rincón noroccidental de la provincia de Guadalajara, en el término municipal de CANTALOJAS, formando parte del Macizo de Ay/Ión, en el extremo oriental del Sistema Central.

El parque está configurado por los ríos Lillas y Zarzas, que nacen en el valle glaciar de la Buitrera y por un representativo y excepcional bosque de hayas, uno de los más meridionales de Europa. Además se pueden encontrar el tejo, acebo y abedul, robles, serbales y mostajos.

Considerado como zona de especial protección para las aves, en las laderas rocosas anidan ejemplares de gavilán, águila calzada, azor y ratonero. Entre la tupida vegetación del bosque conviven zorros, jabalíes, comadrejas, tejones y gatos monteses. A primera hora del día se dejan ver los corzos, y a la caída de la tarde, es el turno de búhos y mochuelos.

Estas tierras alcanzan sus máximas alturas en el cogollo de la sierra de Ayllón, Riaza y el Ocejón, sobresaliendo la reserva natural del MACIZO DEL PICO DEL LOBO, de 2.262 m de altitud, límite entre las provincias de Guadalajara y Segovia. En esta zona, de especial interés para los amantes del senderismo y la naturaleza, tienen su origen los ríos Jarama, Sorbe, Bornova y Cañamares que dan por la derecha al Henares. Estos dos primeros además dan sus aguas al EMBALSE DE EL VADO, situado entre

Tamajón y Retiendas, de alto nivel paisajístico. Lo mismo que el EMBALSE DE BELEÑA, alimentado por el río Sorbe en las proximidades de COGOLLUDO, municipio de parada obligatoria por su interesante conjunto patrimonial.

También es de destacar y merece la pena deleitarse con las vistas que proporciona la RESERVA NACIONAL DE CAZA DE SONSAZ.

Las sierras noroccidentales de Guadalajara atesoran uno de los conjuntos más impresionantes de la arquitectura popular europea: la ARQUITECTURA NEGRA. En pueblos como CAMPILLO DE RANAS, TAMAJÓN, (AMPILLEJO, EL ESPINAR, ROBLELUENGO, ROBLELACASA, MAJAELRAYO, ALMIRUETE,

PALANCARES, VALVERDE DE LOS ARROYOS, LA VEREDA O MATALLANA, encontramos excelentes muestras de este tipo de construcción popular consistente en grandes superficies de pizarra que sirven de cubierta a las casas. Extraídas del entorno natural y trabajadas con paciencia, son estas grandes lajas pizarrosas las que dan color y nombre a estos pueblos. Las construcciones se encuentran apiñadas entre sí formando conjuntos de una calidad plástica inimitable.

 

Sierra Norte y la Arquitectura Negra

La comarca ocupa el norte de la provincia de Guadalajara, un espacio dominado por las sierras de Ayllón, Alto Rey y Sigüenza. El arte románico rural penetra en Castilla con la primera repoblación cristiana, con la conquista que avanza desde el norte, a finales del s. XI y principios del XII, durante de Alfonso VI, expresándose sobre todo mediante la construcción de pequeñas iglesias románicas en gran parte de las aldeas que pueblan estas sierras. Así encontramos importantes muestras de un arte que se caracteriza por su armonía y sencillez, poco alterado, de gran encanto y originalidad. Esto mezcla un rico patrimonio arquitectónico que combina conjuntos monumentales de gran valor junto a una de las muestras de arquitectura popular más valiosas de Europa, los pueblos de la Arquitectura negra, o "Pueblos Negros".

Es un entorno de paisajes casi vírgenes donde destacan dos espacios protegidos: el Parque Natural del Hayedo de Tejera Negra, ya en la Sierra de Ayllón en las inmediaciones de Cantalojas; y el Parque Natural del Barranco del Río Dulce, en las cercanías de Sigüenza.

En la zona encontramos localidades como Sigüenza, ciudad mitral declarada conjunto histórico artístico en 1965, Palazuelos, villa amurallada y con castillo, e Imón, donde se encuentran las famosas Salinas de la Edad Media que aún continúan en explotación. Atienza, cabecera de la comarca serrana, es una localidad de hondas resonancias medievales. Otras pequeñas localidades de interés integradas en la sierra son: Albendiego, Campisábalos, Villacadima y Galve del Sorbe, donde el románico rural ha dejado su impronta.

Las sierras noroccidentales de Guadalajara atesoran uno de los conjuntos más impresionantes de la arquitectura popular europea : la Arquitectura Negra. Actualmente en periodo de declaración Patrimonio de la Humanidad. En pueblos como Campillejo, El Espinar, Robleluengo, Roblelacasa, Majaelrayo, Almiruete, Palancares, Valverde de los Arroyos, La Vereda y Matallana, encontramos excelentes muestras de este tipo de construcción popular.

Lo más característico de la Arquitectura Negra de Guadalajara son las grandes superficies de pizarra que sirven de cubierta a las casas. Extraídas del entorno natural y trabajadas con paciencia, son estas grandes lajas pizarrosas las que dan color a los pueblos y nombre a esta arquitectura popular. Las construcciones se encuentran apiñadas entre sí formando conjuntos de gran calidad plástica.

Comparte este artículo:

Artículos relacionados: