El Alto Najerilla - Las Siete Villas

El Alto Najerilla

La cabecera del río Najerilla forma una comarca flanqueada al norte por la Sierra de la Demanda -zócalo montañoso que por la otra vertiente envuelve al valle del Oja - y al sur por los Picos de Urbión, ambos con cresterías superiores a los 2.000 metros.

Por las laderas de la Demanda se abren paso unos cuantos a fluentes de considerable interés natural y paisajístico. Éstos son los arroyos del Rigüelo, el Gatón, el Cambrones y el Calamantío. Y por las faldas de las estribaciones del Urbión descienden caudalosas corrientes de alta montaña de no menos cualidades naturales como son el Neila, el Urbión y el Portilla, originados en antiguos relieves glaciares como las Lagunas de Urbión, incluidas desde 2006 en la Lista de Humedales de Importancia Internacional [Ramsar].

La vegetación de las zonas más altas está dominada por los brezales intercalados con piornos, enebros rastreros, amplios pastizales de altura en los colla dos y con algunos pinares de silvestre en franca expansión por las laderas. Hacia abajo, los escobonales cubren amplísimas superficies y la orientación condiciona el bosque. En las solanas aparecen encinares montanos, robledales y también bosques mixtos de frondosas en los barrancos más protegidos. Cuando la orientación es norteña las hayas pasan a formar bosque.

No obstante, la presión ganadera que se viene practicando aún hoy en el Alto Najerilla hace que el paisaje nos recuerde al que generaba la abundante cabaña trashumante de antaño, escasamente presente hasta hace muy poco; e incluso, en algunos puntos, este rico pasado ganadero, nos permite contemplar cautivadores parajes adehesados con enormes y viejos robles, tanto rebollos como quejigos.

El clima del Alto Najerilla es más continental que el del Oja. Llueve menos por la dificultad que entraña para las nubes sobrepasar las alturas de la Sierra de la Demanda. Y las heladas son más persistentes al ser más notoria la cercanía a la Meseta castellana.

La fauna es abundante y la tradición cinegética considerable. Las dificultades de acceso de todos estos parajes esconden sin dificultad a ciervos, corzos y jabalíes. También acogen a los últimos lobos de la región. La perdiz pardilla, el mirlo capiblanco o el simpetro de montaña en las alturas y la trucha, el barbo colirrojo o el desmán ibérico en los arroyos, son algunos de los más insignes habitantes del lugar.

 

El río Najerilla

Tiene su origen en el límite con Burgos dentro del término de Canales y es el afluente del Ebro de mayor longitud y caudal de La Rioja. Su nombre proviene del de la ciudad de Nájera , que atraviesa en su curso bajo.

En el tramo superior es un río encajado de suave pendiente que recibe aguas de la vertiente sur de la Sierra de la Demanda y la norte de la Sierra de Urbión. En su cuenca alta los afluentes de importancia son el Neila, el Portilla, el Urbión, elRoñas, el Gatón , el Cambrones, el Calamantío y el Valvanera . Hasta Anguia no, es un río de montaña que discurre por un valle muy profundo de materiales pizarrosos y esquistos y entre carrascales montanos, escobonales y algunas manchas de hayas, robles y bosques mixtos.

En el curso alto y medio, la vegetación ripícola está formada por las denominadas riberas de montaña, con abundantes fresnos, y también con chopos y sauces y otras especies propias de los bosques mixtos de frondosas de su cuenca: avellanos, arces, tilos y olmos de montaña.

Si exceptuamos el embalse de Mansilla, la fauna piscícola natural del tramo alto está compuesta por la trucha común y el piscardo, a los que se puede un ir en algunos tramos y afluentes como el Neila, el barbo colirrojo. Nutrias, visones europeos, desmanes ibéricos, libélulas fluviales y caballitos del diablo hablan de la biodiversidad que todavía atesora.

En la actualidad su caudal es aprovechado para embalsar aguas en Mansilla, generar energía eléctrica mediante varias centrales hidroeléctricas repartidas a lo largo de su curso y regar los cultivos y choperas situados en su cuenca baja.

 

Las Siete Villas

Las Sierras de la Demanda y San Lorenzo. los Picos de Urbión y las Sierras de Hormazas y Camero Nuevo sirven de límite a un amplio y quebrado territorio situado en el 'suroeste de La Rioja de más que destacable interés natural que se ha venido denominando Alto Najerilla.

La comarca de las Siete Villas comprende el valle del Alto Najerilla y la forman los municipios de Brieva de Cameros, Ventrosa, Viniegra de Abajo, Viniegra de Arriba y la mancomunidad de Mansilla de la Sierra, Villavelayo y Canales de la Sierra. Tuvo gran relevancia económica y demográfica durante el esplendor de la trashumancia en tiempos de la Mesta hasta el siglo XVIII.

El embrión de las Siete Villas tiene su origen en 1584 con la creación de la Confederación de las Cinco Villas y Valle de Canales, compuesta entonces por los municipios de Brieva de Cameros, las dos Viniegras, Ventrosa y Mansilla de la Sierra, que tenía bajo su jurisdicción las aldeas de Canales, Villavelayo, Monterrubio de la Demanda y Huerta de Arriba (hoy pueblos con jurisdicción propia de los que los dos últimos pertenecen a la provincia de Burgos).

Algunos aspectos destacados de los diferentes municipios son: en Brieva de Cameros, el Museo del esquileo y el monte Cabezo del Santo; en Ventrosa, el puente de la hiedra que se encuentra en la carretera comarcal poco antes de la Venta de Goyo; en Canales de la Sierra, el papamoscas de la torre del reloj, la ermita románica de San Cristobal y el paraje de la ermita de la Soledad; en Mansilla de la Sierra, la ermita románica de Santa Catalina, un buen lugar para ver las antiguas casas que quedan al descubierto cuando baja el nivel de agua del embalse y los restos de las más de cuarenta minas que llegaron a explotarse; en Viniegra de Abajo, la huella de los indianos que ha quedado impresa en las casas palaciegas y el valle del río Urbión y sus lagunas glaciares; en Viniegra de Arriba, su bien conservada arquitectura popular y la tradición trashumante que aún se mantiene por algunos de sus ganaderos; y en Villavelayo el valle del  río Neila y la Ermita de Santa Áurea, única santa nacida en La Rioja y cuya biografía narró en verso Gonzalo de Berceo.

 

Puedes visitar y disfrutar esta zona, realizando tu reserva en:  Siete Villas - Alto Najerilla, La Rioja

Comparte este artículo:

Artículos relacionados: