Parque Natural de la Sierra y Cañones de Guara

En el Prepirineo, y al Norte de la Hoya de Huesca y del Somontano de Barbastro, se ubica la Sierra de Guara.

Su estratégica situación, entre las estepas del Ebro y los Pirineos, encrucijada climática entre lo ·atlántico y lo mediterráneo, se traduce en una marcada diferencia entre la vegetación de las vertientes Norte y Sur, y en la aparición de numerosas especies exclusivas de estas sierras.

La altitud del Parque oscila desde los 430 metros, en la salida del río Alcanadre, hasta los 2.077 metros de la cumbre del Tozal de Guara.

GEOLOGÍA

Las particulares condiciones climáticas, unido a litologías calizas y a los conglomerados, han  favorecido el desarrollo de un complejo sistema kárstico, caracterizado, al disolverse la roca, por la aparición de formación es como cuevas, simas, galerías, dolinas, surgencias y manantiales, e imponentes paredes verticales y mallos. Dicho complejo está íntimamente ligado a la circulación subterránea del agua y a la configuración de gargantas y barrancos.

VALORES CULTURALES Y APROVECHAMIENTOS TRADICIONALES

La presencia humana se percibe en Guara en los restos de arte rupestre y monumentos megalíticos. Las labores agrícolas y ganaderas tradicionales han transformado el paisaje a lo largo del tiempo, quedando hoy muestras de estos usos en bordas, ermitas de fábrica medieval, caminos tradicionales, puentes y pasarelas. Son numerosos los topónimos de la zona que recuerdan algunas de estas actividades, como almunia, paules...

La presencia del hombre en la sierra no ha sido motivo de degradación, sino de mantenimiento de unos recursos que han perdurado hasta nuestros días en un estado de conservación tal, que ha merecido su declaración como Parque Natural de la Sierra y Cañones de Guara.

FORMACIONES VEGETALES

En la vertiente Norte, el quejigar ocupa grandes extensiones, siguiéndolo en altura los pinares de pino silvestre y bosquetes de hayas. A mayor altura encontramos al pino negro, acompañado por algunos pies de abetos.

En la vertiente Sur, es el bosque mediterráneo por excelencia, el encinar, el predominante, junto al pino silvestre a mayor altitud. En todo el Parque Natural, el matorral es una de las formaciones vegetales más importantes, sobre todo de boj, erizón y, en menor medida, coscoja. Este matorral ha sido favorecido por los aprovechamientos tradicionales.

En las cumbres de la Sierra, la vegetación característica la conforman especies herbáceas, allí donde los canchales permiten su asentamiento, apareciendo flores de singular belleza como las verónicas o aquilegias.

FAUNA

Las escarpadas paredes rocosas facilitan la nidificación de numerosas especies de aves rupícolas, como el buitre leonado, fácil de identificar por su característico vuelo en círculos al ascender en las corrientes térmicas, junto al quebrantahuesos y al águila real. Entre los mamíferos, destacan el jabalí, zorro, gato montés, lirones y la frecuente garduña.

La trucha común frecuenta los tramos de río, en los que se alimenta capturando sus presas con increíble agilidad. En los manantiales y remansos de aguas claras vive el tritón pirenaico, al que los pastores llaman guardafuentes, pues cuentan que cuando desaparece, las fuentes se secan.

Gobierno de Aragón

Comparte este artículo:

Artículos relacionados: