• Facebook
  • Twitter
  • YouTube
  • Google+
  • 666 81 17 38

Detalles de la actividad

Cantabria - Alto Campoo y Parque Natural Saja- Besaya

Parque Natural del Saja-Besaya: tal y como era Cantabria

Se dice que antiguamente una ardilla podía cruzar la península de un extremo al otro sin tocar tierra, saltando de rama en rama. Para comprobar que no es una exageración existe el Parque Natural de Saja Besaya que, además de un regalo para los sentidos, es un inmenso arcón en el que se guardan los tesoros botánicos, faunísticos y etnográficos que han podido conservarse tras el bombardeo indiscriminado del progreso tecnológico.

El parque tomó carta oficial de nacimiento en 1948 al ser declarado reserva.

El río Saja, que da nombre al parque, nace entre los míticos puertos de Palombera y Sejos, y va recibiendo el tributo de afluentes y arroyos que bajan desde los montes, donde los robles y sobre todo las hayas garantizan con su presencia el hábitat de otras especies vegetales de sotobosque yde una rica fauna protegida por los guardas forestales.

Solo así se consigue preservar algunos escasísimos ejemplares de oso pardo y urogallo, rigurosamente protegidos, y mantener las reducidas poblaciones de predadores como el gato montés, la nutria, la marta, el águila real y una notable representación de aves rapaces y nocturnas.

Tras sucesivas ampliaciones de sus límites, en 1951 (sierra de Peña Sagra) y 1966 (Liébana), este territorio se convierte en un extenso parque natural con una superficie de 180.186 ha.

Las poblaciones humanas de los núcleos más cercanos al corazón del gran bosque han ido envejeciendo por el éxodo forzoso hacia los centros de empleo más próximos a la costa, pero no pierden de vista los horizontes de su infancia y mantienen el respeto hacia las frondas de las que sus ancestros sacaron lo necesario para vivir, pero sin esquilmar.

Todavía subsiste una cultura de la madera en estos pueblos, en las célebres albarcas, por ejemplo las de Carmona, en los rabeles de Poblaciones, en los balcones, en los aperos y en los carros.

Claro que hubo más bosque del que resta. Los aprovechamientos ganaderos transformaron en pastizales muchas zonas de arbolado, pero no arrasaron el bosque para explotaciones extensivas. La propia raza autóctona de ganado tudanco surgió como adaptación a los factores ecológicos de estas comarcas, capaz de sobrevivir en condiciones impensables para cualquier otra raza vacuna.

Hombres, animales salvajes y ganado han aprendido a convivir respetando sus límites. La berrea, indicativa del celo entre los cérvidos, las subidas y bajadas del ganado a los pastos de montaña, con la correspondiente "pasá", engalanados con sus campanos, la siega comunal del prado concejo en Tudanca y muchos otros hábitos acogidos o escoltados por el bosque ancestral merecen conservarse aunque solo sea para mantener constancia de cómo fue un día toda la Cantabria interior.

 

BÁRCENA MAYOR; Uno de los pueblos más admirados de Cantabria. Su aislamiento y condicionamiento geográfico, encajado entre la montaña y el río Argoza, parece haber contribuido a la conservación de sus viviendas rurales, la mayoría de los siglos XVI y XVII, con los zaguanes que dan acceso al establo y a la vivienda en pleno uso y las solanas cumpliendo su misión de secadero para los productos del campo.

Hubo una rehabilitación, poco ortodoxa en algunos aspectos, como el de la iluminación, pero la aldea conserva el sabor de lo auténtico en sus establos, socarreñas y calles empedradas por donde aún transita el ganado.

 

REINOSA; La ciudad obtuvo ese título en 1927 como reconocimiento al despegue demográfico y económico experimentado con la implantación de industrias como la sociedad Vidriera y la Constructora Naval. La dura reconversión experimentada por esta última, a finales la década de 1980, originó una recesión económica en parte paliada con la reorientación hacia el sector servicios.

El monumento más importante es la iglesia parroquial &

* Viernes día 22; viaje y cena en el hotel.

* Sábado día 23; Pozo de la Arbencia; A través de una pista ascenderemos el río hasta los saltos y pozos de La Arbencia, donde convergen el barranco de Fuentes y el río Hormigas.

Nivel: Medio; Distancia 18 km; Desnivel: 415 m

 

* Domingo día 24; Camino de los Balcones al Oso; Ruta con impresionantes vistas boscosas y del serpentear del río.

Nivel: Básico; Distancia 9 km; Desnivel: 215 m

   Nacimiento del río Ebro en Fontibre. Sendero acompañando los primeros metros del río Ebro.

 

La programación descrita, está sujeta a modificaciones por cambios meteorológicos, logística, seguridad de grupo, lo cual será informado por el guía.

 

Incluye

  • Transporte, seguro R.C.
  • Cena del viernes

No incluye

  • Comida (por cuenta de cada participante)
  • Cualquier gasto adicional
  • 17:50 (Av. de España, Alcobendas)
  • 17:30 (Plaza Castilla, Madrid)
(*) Precio para nuevos socios o si no has viajado con nosotros en los últimos 12 meses.
Comparte esta actividad: